A (de A MAL a ABRAZAR)

  • ¿A Malpica? ¡Atrás, borrica! Malpica de Tajo-Toledo
  • A mamar, todos nacen sabiendo.
  • A manchas de corazón no basta ningún jabón. 
  • A manos de traidores perecen los buenos servidores. 
  • A manos frías, corazón ardiente.
  • A manos lavadas. Dios hace merced. Significa que a las personas honradas Dios las favorece.
  • A manos lavadas. Dios les da de comer. Significa que a las personas honradas Dios las protege.
  • A manos limpias. Sin armas.
  • A manos llenas. (Pedro Echarte)
  • A mantel puesto, tendrás amigos ciento; no de tu trato sino de tu plato.
  • A marchas forzadas. 
  • A marido ausente, amigo presente. 
  • A Marina duélele el tobillo, y sánanle, el colodrillo. Se usa este refrán cuando los medios que se emplean para sanar un mal son muy superiores a su importancia.
  • A marino viejo, vientos fijos.
  • A más amor, más pudor.
  • A más años, más daños. Indica el inconveniente de la vida larga.
  • A más años, más desengaños.
  • A más años más pecados. Indica que quien vive muchos años comete muchos pecados. 
  • A más beber, menos comer.
  • A más comer, menos beber.
  • A más de cuatro, cada uno de su tabaco.
  • A más doctores, más dolores. = Donde hay más doctores, hay más dolores.
  • A más hijos, más litigios.
  • A más honor, más dolor.
  • A más moros, más ganancia. Establece una relación entre el número de bajas ocasionadas en el enemigo y la cantidad de botín obtenido
  • A más no poder, acuéstome con mi mujer.
  • A más oro, menos reposo.
  • A más servir, menos valer. Denota que cuando la gente se acostumbra a la virtudes de una persona, deja de valorarlas.
  • A más toro va el becerro.
  • A más vivir, más sufrir.
  • A matar el gusanillo vamos. Así dicen los hombres del campo cuando de par de mañana echan una copa de aguardiente. 
  • A mayo ventoso, todo fruto sabroso.
  • A mayor arrebato, muchas manos en el plato.
  • A mayor resistencia, mayor dureza. (Pedro Echarte) 
  • A mechero que falla, carrillo al canto. 
  • A mediados de septiembre, tu fuego enciende. 
  • A media(s) tinta(s). (Pedro Echarte) Cuando alguien da una explicación y se calla una parte esencial de la misma.
  • A médico, confesor y letrado, hablarle claro.
  • A médico, confesor y letrado, no le hayas engañado. Aconseja decir la verdad a quien nos aconseja en asuntos graves y transcendentes. 
  • A medida del santo, son las cortinas.
  • A medida que avanza la discusión, retrocede la verdad.
  • A medida que envejecemos, la belleza se hunde hacia adentro. (David Sur)
  • A mengua de carne, buenos son pollos con tocino. = A falta de pan, buenas son tortas.
  • A mengua de pan, buenas son tortas. = A falta de pan, buenas son tortas.
  • A menos bultos, más claridad. Se emplea, con ironía, para hacer notar la ausencia o la retirada de algunas de las personas llamadas a una reunión.
  • A menos carga, vida más larga. Significa que los que trabajan poco viven muchos años.
  • A menos de bragas. = A calzón quitáu.
  • A menos letras, más talegas.
  • A menos que se sepa todo a los veinte años no se tiene ninguna probabilidad de saber algo a los treinta y cinco. Ernest Hemingway
  • A menudo, bajo hábito vil, se esconde hombre gentil. Responde este refrán a ir contra las apariencias.
  • A menudo el odio y la envidia se disfrazan con una careta sonriente y la lengua se expresa en tono amistoso, mientras el corazón está lleno de hiel. Solón
  • A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que era una dieta equilibrada. Churchill
  • A menudo, entre nuestros motivos de acción hay uno más poderoso que los demás: es el que no se dice. Jean-Lucien Arrea
  • A menudo verás: lo grande falso. Lo dicen por burla de los corpulentos que son flojos para el trabajo.
  • A merced recibida, libertad vendida. 
  • A mi amigo quiero, por lo que de él espero.
  • A mi casa llevé un amigo, el se quedó de amo y yo despedido.
  • ¡A mí! como si te la pica un pollo. (Pedro Echarte) 
  • ¿A mí con eso?, ¡que te conocí cerezo!
  • A mi edad cuando me presentan a alguien ya no me importa si es blanco, negro, católico, musulmán, judío, capitalista, comunista... me basta y me sobra con que sea un ser humano. Peor cosa no podría ser. Mark Twain
  • A mi edad, las flores y las velas me asustan. George Burns
  • A mí esos no me meten la patata. No me engañan.
  • A mi hijo en Madrid. Así decían por un gallego que sólo puso esa dirección y la carta llegó.
  • A mi hijo Juan en la Corte lo hallarán. Madrid
  • A mi hijo lozano, no me lo cerquen cuatro. Afirma que el más fuerte de los hombres puede ser derrotado aunando el esfuerzo de muchos.
  • A mi juicio, el mejor gobierno es el que deja a la gente más tiempo en paz. Whitman
  • A mí los tiburones me enseñan los dientes.
  • A mi madre la ofendieron y la defendí con sangre, el Juez que me sentenció no debía tener madre. de Andosilla-Navarra 
  • A mí más allá me pasó lo mismo. Canarias Hace algún tiempo me sucedió algo semejante.
  • A mí me encanta cumplir años porque eso supone seguir viviendo y disfrutando de las cosas buenas, y, no tan buenas, de la vida. (Carmen)
  • A mí me hablas de soledad que llevo tres perros enterrados.
  • A mí me llaman el tonto, el tonto de mi lugar, todos comen trabajando, yo como sin trabajar.
  • A mí me llaman machorro; entrar quiero en el corro. 
  • A mí mis timbres.
  • A mi mujer bermeja, por el pico le entra, que no por la oreja.
  • A mí no me gusta la vida en blanco y negro; a mí me gusta la vida en color, porque es más bonita. (Carmen, 8 años)
  • A mí no me importa a qué raza pertenece: si es blanco, negro o amarillo. Es un hombre y no puede haber nada peor. Mark Twain
  • A mi padre le duele la garganta de tanto chillarme; y al mío los cojones de tanto aguantarme. (Pedro Echarte) Contra la juventud de hoy en día, que se jactan de las dolencias de sus padres por sus causas. 
  • A mi padre llaman hogaza y yo me muero de hambre.
  • A mí, plin. No importarle nada lo que pase. 
  • A mi prójimo quiero, pero a mí el primero.
  • ¡A mí qué más me da! No importarle nada a una persona lo que le están comunicando o está viendo.
  • A mí, que me resgistren. Expresión con la que alguien se declara inocente o libre de una responsabilidad.
  • ¡A mí qué se me da!
  • A mi suegra la llevé, a la feria a Villarcayo. No la pude vender, la cambié, por un caballo.
  • A mí todos me hallan, pero yo no hallo a nadie. 
  • A mis años llegarás, o la vida te costará.
  • A misa, no se va con prisa.
  • A misa no voy porque estoy cojo y a la taberna voy poquito a poco.
  • A misa no voy porque estoy cojo, y al bar voy poquito a poco. 
  • A misa temprano, nunca va el amo.
  • A mocedad ociosa, vejez trabajosa.
  • A mocedad sin vicio y de buena pasada, larga vejez y descansada.
  • A mocedad viciosa, vejez penosa.
  • A modorro y cazurro no gana el armuñés al burro. La Armuña, comarca de Salamanca.
  • A mono viejo, no se le hace morisqueta.
  • A moro muerto, gran lanzada. Da a entender lo fácil que resulta mostrar arrojo cuando no queda enemigo con el que batirse. Es, por extensión, un refrán que critica a las personas que son cobardes y fanfarronas. * Sirve de burla contra los que se jactan de su valor cuando ya no hay riesgo. (Doval)
  • A mozo alcucero, amo roncero. Aconseja que el señor que tenga a su cargo un criado laminero sea severo con él y le reprenda con frecuencia.
  • A mucha abundancia, mucha falta. 
  • A mucha cortesía, mayor cuidado. Enseña la precaución que se debe tener con quien se excede en sus cumplidos.
  • A mucha hambre, no hay pan duro. = A buen hambre, no hay pan duro.
  • A mucha mesa, poco testamento. El que es aficionado a comer mucho y bien, raro será que posea ahorros.
  • A mucho amor, mucho perdón.
  • A mucho hablar, mucho errar. Habilidad en hablar, habilidad en caer en errores por hablar demasiado. 
  • A mucho hablar, poco acertar. 
  • A mucho hablar, poco obrar. 
  • A mucho llover, cruzarse de brazos y verla caer.
  • A mucho pedir poco dar.
  • A mucho porfiar, ¿quién se resiste?
  • A mucho se atreve el que se atreve a casar. Advertencia a las personas que se van a casar.
  • A mucho viento, poca vela. (Pedro Echarte)
  • A mucho vino, poco tino.
  • A mucho vivir, muchos duelos y mucho de qué arrepentir. Indica los inconvenientes de la vida larga. 
  • A muchos debe de temer aquel a quien muchos temen.
  • A muchos vi alabarse de lo que deberían avergonzarse.
  • A muele y muele, que ni el metate queda. Refrán que expresa que la mucha insistencia en un ruego acaba no sólo con la resistencia sino que puede acabar con la paciencia. En el habla popular mexicana, la expresión ‘a muele y muele’ significa estar molestando insistentemente.
  • A muerto marido, amigo venido. Alude a la rapidez con que algunas mujeres olvidan a sus maridos y los reemplazan por otros.
  • A muertos e idos no hay amigos. Señala lo fácil que se olvida a las personas que se van lejos o para siempre.
  • A muertos y a idos, no hay amigos. = A muertos e idos no hay amigos.
  • A muertos y a idos, pocos amigos. = A muertos e idos no hay amigos.
  • A mujer bigotuda desde lejos se la saluda, y si puede ser cógetela por mujer. de Casas del Monte-Cáceres
  • A mujer bonita o rica, todo el mundo la critica.
  • A mujer casada y casta, con el marido le basta. 
  • A mujer parida y tela urdida, nunca le falta guarida. Si en algo se parecen la mujer parida y la tela urdida es en que nunca les faltará un hogar que las acoja, aunque por motivos bien distintos: a la primera, por consideración, y a la segunda, por su utilidad.
  • A mujer pequeña, mula, y baja; abrirle la puerta para que se vaya.
  • A mula que otro amansa, algún resabio le queda. 
  • A mula vieja, alíviale la reja. 
  • A mula  vieja, cabeza nueva.
  • A mula vieja, frena dorado. R. francés = A vieille mule, frein doré.
  • A mula vieja, poca paja y más cebadeja.       
  • A muy porfiado pedir, no hay que resistir.
  • A nadie debe extrañar, que en marzo empiece a tronar.
  • A nadie has de decir cuánto tienes, dónde lo tienes, ni adónde piensas ir.
  • A nadie la fortuna elevó tan alto que no le faltara algo. Séneca 
  • A nadie le amarga un dulce. Nadie desprecia o rechaza un bien, una ventaja o un beneficio recibidos inesperadamente y sin coste alguno, por muy pequeños que sean.
  • A nadie le amarga un dulce, aunque tenga otro en la boca. = A nadie le amarga un dulce.
  • A nadie le falta Dios cargando su bastimento. O sea que las personas prevenidas tendrán menos dificultades que las descuidadas.
  • A nadie le hace daño el vino, si se toma con tino.
  • A nadie le hace mal el vino, si se bebe con tino
  • A nadie le huelen mal sus pedos, ni le parecen sus hijos feos.
  • A nadie le huelen sus peos ni sus hijos les parecen feos.
  • A nadie le huelen sus propios pedos, ni le perecen sus chiquillos feos. 
  • A nadie le parece poco lo que da, ni mucho lo que tiene. 
  • A nadie le pese que le digan ruin; pásele de serlo.
  • A nadie tiene que extrañar que en abril empiece a nevar.
  • A naipes nuevos, suerte viejas.
  • A Navarra volveré por el canto de la jota, por el juego de pelota. A Navarra volveré, digo, por el jugo de la bota. 
  • A nave rota, todo tiempo es contrario. 
  • A navegar el marino, y a sembrar, el campesino.
  • A ningún cojo se le olvidan las muletas.
  • A ningún gitano se le quitan las cartas de la mano.  
  • A ningún pillo se le quita la baraja. Porque suele hacer trampas y ganar.
  • A ningún tiesico le ha dicho.
  • A ningún tonto le amarga un dulce. = A nadie le amarga un dulce.
  • A ninguno dieron veneno en las sopas de ajo.
  • A ninguno le caen en la boca las brevas; hay que subirse a la higuera a cogerlas. Quiere decir que, para obtener beneficios, es necesario el esfuerzo personal. 
  • A ninguno le da pena, comer cosita buena.
  • A ninguno le huele su mierda sino la ajena. 
  • A no poder, en balde es querer.
  • A noche oscura, linterna clara.
  • A norte joven y a sur viejo, no les fíes el pellejo.
  • A nuevas enfermedades, nuevos remedios. Indica que se debe cortar cualquier murmuración o rumor por el medio que sea.
  • A nuevo negocio, nuevo consejo. Da a entender que los asuntos nuevos necesitan de nuevos métodos y procedimientos.
  • A nuevo rey, nueva ley. (Pedro Echarte)
  • A nuevos hechos, nuevos consejos. Recuerda que ante cada problema o decisión, se han de aportar diferentes soluciones. O dicho de otro modo, que consejos que son válidos un día pueden resultar totalmente ineficaces al día siguiente.
  • A nuevos tiempos, nuevos usos. 
  • A nuevos tiempos, vinos nuevos.
  • A ochavo la vaca; pero si no hay ochavo, no hay vaca. 
  • A ojo de buen cubero. Se advierte a uno que se aproveche de la ocasión cuando ésta se presenta.
  • A ojo de buen cubero, pocas veces es certero.
  • A ojo y a dedo, cualquiera alambra un potrero.
  • A olvidar el pasado infeliz. de Jaenpedia
  • A olla que hierve ninguna mosca se atreve. 
  • A osadas, que quien lo dijo no mintió.
  • A oscuras nadie ve y dormido quien siente.
  • A oscuras nadie ve y dormido quien sueña. (Pedro Echarte)
  • A otra cosa mariposa.
  • A otra cosa mariposa, y no compliques más las cosas.
  • A otra puerta, que ésta no se abre. Expresión con que se despide a uno, negándose a conceder o a hacer lo que pide.
  • A otro bobo con ese cuento. (Pedro Echarte) = A otro perro con ese hueso.
  • A otro burro con esa albarda. (Pedro Echarte) Frase con la que se expresa la negativa a cargar con una tarea demasiada pesada.
  • A otro perro con ese hueso. Indica la incredulidad ante una aparente falsedad o engaño
  • A otro perro más hambriao, con ese hueso pelao. (Pedro Echarte) = A otro perro con ese hueso.
  • A otro viento, otro tiento.
  • A padre ahorrador, hijo gastador. = A padre endurador, hijo gastador.
  • A padre allegador, hijo expendedor.
  • A padre avaro, hijo pródigo.
  • A padre endurador, hijo gastador. El refrán no sólo denota que a un padre ahorrador nunca le falta un hijo pródigo, sino que, por extensión, advierte además de lo contrarios que suelen ser los caracteres de los padres y de los hijos.
  • A padre ganador, hijo despendedor. = A padre endurador hijo gastador.
  • A padre generoso, hijo desperdiciado. 
  • A padre guardador, hijo gastador. = A padre endurador, hijo gastador.
  • A pajarillo le gusta su nidillo. = A cada pajarillo le gusta su nidillo.
  • A pájaro muerto, jaula abierta.
  • A pájaro viejo, no le sacas las plumas. 
  • A palabras de borracho oídos de cantinero.  Refrán mexicano = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras de borracho oídos de jicarero. Jicarero = Persona que hace o vende jícaras; en este caso, 'el jicarero es el que atiende a los clientes en una pulquería sirviéndose de una jícara' Jícara = Fruto del árbol del jícaro, del cual se hacen las vasijas del mismo nombre. Por extensión, cualquier vasija. Refrán popular que, en forma sentenciosa, establece que las cosas se toman según sea quien las diga. = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras embarazosas, oídos anticonceptivos. Alteración de = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras huecas, pocas contestaciones.
  • A palabras locas, orejas sordas. = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras locas, razones pocas. (Doval) = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras necias, bofetones.
  • A palabras necias, oídos de mercader. (Doval) = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras necias, oídos sordos. Aconseja no tener en cuenta las opiniones o consejos poco inteligentes.
  • A palabras recias, abajar las orejas. (Gonzalo Correas) = A palabras necias, oídos sordos.
  • A palabras torcidas, respuesta derecha.Señala que la mejor manera de enfrentarse a las personas que no hablan claro es responderles directamente.
  • A palabras vanas, ruido de campanas.
  • A palos entiende el burro. A veces hay que usar algo de persuasión para que los duros de cabeza entiendan.
  • A pan ajeno, navaja propia.
  • A pan de quince días, ayuno de tres semanas. = A buen hambre, no hay pan duro.
  • A pan de quince días, hambre de tres semanas. = A buen hambre, no hay pan duro. (Santillana)
  • A pan duro, diente(s) agudo(s). Afirma que todos los obstáculos son superables. Generalmente, se usa en sentido figurado para recomendar tesón ante las dificultades. (Santillana) – (Díaz Díaz)
  • A pan y cebolleta no es menester trompeta. 
  • A papá mono, plátanos verdes. Quiere decir que es difícil engañar a alguien experimentado en algún tema.
  • A par de un río, ni compres viña, ni olivar, ni caserío.
  • A partir de los cincuenta con la charca no hagas cuentas.
  • A partir de los cincuenta, ¡de la bragueta no hagas cuenta!
  • A partir de mañana, comenzarás el primer día del resto de tu vida.
  • A paso de burro muerto, y marcha atrás.
  • A pastel partido, no se le canta al cumpleañero.
  • A pecado nuevo, penitencia nueva.
  • A pedidor, castellano tenedor.
  • A pedir de boca. Cuando algo nos sale muy bien, según se desea.
  • A pedir por Requena. Requena-Valencia
  • A 'pensé que...' lo amolaron. A 'por si acaso' no lo amolaron. Los confiados la pagan. Los prudentes se libran del mal. 
  • A perdiz por barba y caiga quien caiga.
  • A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho. Jacinto Benavente 
  • A perro callejero no hay que tenerle lástima.
  • A perro con hueso en la boca, ni su amo lo toca.
  • A perro flaco no le faltan pulgas.
  • A perro flaco, todo se le vuelven pulgas. = A perro flaco, todo son pulgas.
  • A perro flaco, todo son pulgas. Constata que los problemas parecen cebarse en la persona que ya los tiene.
  • A perro malo, correa corta.
  • A perro que no conozcas, no le toques las orejas. = A Perro que no se conoce, no se le toca la cola.
  • A perro que no conozcas, nunca le espantes las moscas. = A Perro que no se conoce, no se le toca la cola.
  • A perro que no se conoce, no se le toca la cola. Es prudente abstenerse de opinar de una persona cuando no se le conoce, porque corre el peligro de represalias.
  • A perro sarnoso, todo son pulgas. = A perro flaco, todo son pulgas.
  • A perro viejo, no hay quien le enseñe trucos nuevos.
  • A perro viejo, no hay tus tus. = A perro viejo nunca cuz cuz.  
  • A perro viejo, nunca cuz cuz. El refrán se refiere a la dificultad de engañar a las personas mayores debido a su experiencia.
  • A perro viejo, todo son pulgas. = A perro flaco, todo son pulgas.
  • A persona lisonjera ni oirla siquiera.
  • A persona lisonjera, no le des oreja.
  • A pesar de los pesares.
  • A pesar de que las religiones organizadas han predicado la unidad del género humano, cada religión cree que muy superior a las otras. Krishnamurti
  • A pesar de ser tan pollo, tengo más plumas que un gallo.
  • A picada de mosca, pierna de sábana. Critica, a quienes demandan grandes cuidados para sanar pequeños daños.
  • A picada de mosca, pieza de sábana. = A picada de mosca, pierna de sábana.
  • A pie irás más seguro que a caballo.
  • A pie, puntillas, la sierra, a piedra y lodo.
  • A piloto diestro, no hay mar siniestro.
  • A pillo, pillo y medio. = A bribón, bribón y medio. 
  • A piño fijo. (Pedro Echarte)
  • A placeres acelerados, dones acrecentados. Da a entender que en ocasiones, el anuncio previo de un suceso agradable hace que éste sea mejor recibido.
  • A placeres breves, dolores leves.
  • A pluma y a pelo. Como los cazadores que igual matan perdices que liebres. 
  • A pobre viene quien gasta más de lo que tiene. 
  • A pobreza, no hay vergüenza. 
  • A poca barba, poca vergüenza. Señala que la osadía y la juventud suelen ir juntas.
  • A poca cama, echarse en medio. = A chica cama, si queréis remedio echaos en medio.
  • A poca oferta, buena demanda. 
  • A poco caudal, poca ganancia. 
  • A poco daño, mucho paño. = Poco mal, y mucho trapo.
  • A poco dinero, poca salud. Falta o escasa comodidad en las personas humildes.
  • A poco estercolero, poco grano. Estella-Navarra
  • A poco pan, coger primero. 
  • A poco pan, tomar primero.
  • A poder que yo pueda... Canarias
  • A por ellos, que son pocos y cobardes. Loquillo y los Trogloditas
  • A por uno voy, dos vengáis, si venís tres, no os caigáis.
  • A preguntas embarazosas, respuestas anticonceptivas. Recomienda responder de manera tajante a las preguntas comprometidas.
  • A preñada, hasta que para, y a la parida, cada día. 
  • A presurosa demanda, espaciosa respuesta. 
  • A primero de noviembre, tu fuego enciendes. En A primeros de diciembre, tu aceituna recogida. 
  • A primeros de mayo, siembra los nabos. 
  • A primeros de noviembre, quien no sembró que no siembre.
  • A primeros de noviembre, tu fuego enciende. Cuando comienza el penúltimo mes del año, con el otoño bien entrado, ya se sabe que el frío va arreciando y el mercurio bajando, es tiempo de encender las estufas o radiadores.
  • A pueblo forastero vas a pretender, a dar el timo o a que te lo den.
  • A pueblo muerto, alcalde tuerto. 
  • A pueblo ruin, campana de madera. 
  • A puerco fresco y berenjenas, ¿quién terná las manos quedas? Indica que no es fácil resistirse a la llamada de lo que se desea o apetece
  • A puerta cerrada, el diablo se vuelve. Aconseja no tentar a la suerte y saber esquivar los peligros.
  • A puerta cerrada, labor mejorada. Trabajar en solitario es trabajar más perfectamente.
  • A puerta de cazador, nunca gran muladar. Da a entender que el labrador que se entrega al ejercicio de la caza, nunca cuidará bien su labranza, ni aumentará su hacienda. También advierte lo poco útil que es este oficio, porque da poco de sí, y que regularmente los que se dedican a él son holgazanes y siempre están en el monte, sin traer a sus casas lo necesario para vivir honesta y decentemente.
  • A puerta trancada el diablo se vuelve.
  • A pulso de trapo, médico de paño.  Es burla contra los enfermos melindrosos, que entorpecen la labor de los médicos con quejas exageradas y fuera de lugar.
  • A punta de lanza, la gloria eterna se alcanza.
  • A puta sin ganancia, mejor honrada. 
  • A putas y ladrones nunca faltan.
  • A putas y ladrones nunca faltan devociones. 
  • A qué buscar pan de trastigo, siendo tan bueno el de trigo.
  • ¿A qué me convidas? -A saltar de la torre. Tudela-Navarra
  • A que me lo digas vengo: si ha de ser o no ha de ser; si ha de ser, que sea luego y si no ha de ser, también. de Olite-Navarra
  • -A que sí -a que no -A que tú comiste mierda y yo no.
  • ¿A qué verter juncia donde no hay poleo? -La juncia es una planta que siempre acompaña al poleo, planta que despide un olor muy agradable. La frase viene a significar esa idea de complementariedad en las cosas. Es inútil recargar una casa de adornos cuando éstos exigen de suyo en lugar de la sencillez y humildad de aquellos muros, buenos paramentos y buena construcción. Los Navalucillos-Toledo
  • ¿A qué vuelta se echa el perro? A la última. Se les dice a los chicos.
  • A quemarropa. De improviso. Disparar desde muy cerca.
  • A quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.
  • A quien a buen culo se arrima, buenas hostias le propinan.
  • A quien a mula, bestia, hace mal, es más bestia que el animal. 
  • A quien a otros ayuda, de veinte años le pare la burra.
  • A quien a soplos enfría la comida, todos le miran.
  • A quien ajo come y vino bebe, ni la víbora le puede.
  • A quien ajos come y vino bebe, la víbora no le muerde.
  • A quien amasa, una le pilla y ciento le pasa. A quien amasa y cuece, muchas cosas le acontecen.  
  • A quien amasa y cuece, muchas le acontece.
  • A quien amigos tiene por millones ninguno sobrará. Ralph Waldo Emerson  
  • A quien anda sin dinero, lo ponen de candelero.
  • A quien bebe, hablar no se debe. 
  • A quien bien cree, Dios le provee. 
  • A quien bien hace, otro bien le nace.
  • A quien bien siega, y mal ata, para buen segador, algo le falta. Pone de manifiesto que es necesario saber atar las gavillas. 
  • A quien bien te quiere, visítale poco, para que te desee.
  • A quien bien te sirve, más de lo que te pide. Pone de manifiesto que se deben pagar con generosidad los buenos servicios.
  • A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija. 
  • A quien buenos cojones tiene, lo mismo le da por lo que va como por lo que viene.
  • A quien celos no tiene, no tiene verdadero amor.
  • A quien come bien el pan, pecado es el ajo que le dan. 
  • A quien come muchos manjares no faltarán enfermedades.
  • A quien con Dios está, Dios no le abandonará.
  • A quien con malos anda no le arriendo la ganancia. 
  • A quien con mierda trasiega, algún olor se le pega.
  • A quien con su suerte se conforma, Dios le honra. 
  • A quien cuece o amasa, de todo le pasa. 
  • A quien cuece y (o) amasa, no hurtes hogaza. Advierte de la dificultad que entraña el intentar engañar a alguien en algo en lo que está experimentado
  • A quien cuida la peseta nunca le falta un duro.
  • A quien da y perdona, nácele una corona. 
  • A quien dan en qué escoger, le dan en qué entender. Denota que no siempre es fácil ser dueño de nuestras propias decisiones, pues la libertad de escoger conlleva la dificultad para elegir.
  • A quien dan no escoge. Ante cualquier obsequio recibido es prudente mostrar gratitud o, al menos, abstenerse de cualquier comentario improcedente.
  • A quien dan no escoge, y eran cuchilladas.
  • A quien dan no escoge, y eran puñaladas. 
  • A quien dan y no toma, dicha es que le sobra. 
  • A quien das de yantar, no te duela dar de almorzar.
  • A quien de ajeno se viste bien pronto lo desvisten. Cuando alguien se echa sobre sí los honores que son de otros, rápidamente es descubierto y dejado en ridículo. 
  • A quien de bailar tiene gana, poco son le basta.
  • A quien de bueno viene, por bueno se le tiene. 
  • A quien de mucho mal es ducho, poco bien se le hace mucho. = Quien de mucho mal es ducho, poco bien le basta.
  • A quien de sufrir no es ducho, poco mal se le hace mucho. Mengibar-Jaén
  • A quien debas contestar, no procures enfadar.
  • A quien debes contentar, no procures enfadar. = A quien has de rogar, no has de enojar. 
  • A quien dices el secreto, das tu libertad. Hermoso refrán que previene contra la tentación de confesar asuntos de estricta intimidad por muy amigo que sea el confidente.
  • A quien dices tu secreto, das tu libertad y estás sujeto. Señala la necesidad de guardar los asuntos privados y no comunicarlos a otras personas.
  • A quien dices tu secreto, haces tu dueño. 
  • A quien dices tus secretos das tu libertad. Agustín de Rojas y Villandrando
  • A quien Dios ama, Dios le llama.
  • A quien Dios amó, en el rostro se lo mostró. 
  • A quien Dios bien quiere, durmiendo le llueven los bienes. = A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.
  • A quien Dios le ayuda, la mujer se le queda muda.
  • A quien Dios más ha dado, a más es obligado. Significa que el que más tiene es el que debe dar más.
  • A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos. = A quien Dios no le dio hijos, el diablo le dio sobrinos
  • A quien Dios no le dio hijos, el diablo le dio sobrinos.  Señala que por causa ajena le sobrevienen preocupaciones al que no las tiene por su propia situación.
  • A quien Dios quiere bien, el viento le junta la leña. = A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.
  • A quien Dios quiere bien, la casa le sabe.
  • A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.  Alude a que todo le sale bien a quien tiene buena suerte.
  • A quien Dios quiere bien, se le cae la sopa en la miel. = A quien Dios quiere bien la perra le pare lechones.
  • A quien Dios quiere, la casa le sabe. = A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.
  • A quien Dios quiere para rico hasta la mujer le pare hijos de otro.
  • A quien Dios quiere para sí, poco tiempo lo tiene aquí.
  • A quien Dios quiso bien, casa le dio en Jaén. 
  • A quien Dios quiso bien, en Madrid le dio de comer.
  • A quien Dios se la dé, la Virgen se la bendiga.  = A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga.
  • A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. = A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga.
  • A quien Dios se la diere, San Antón se la bendiga. (Doval) = A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga.
  • A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga. Expresa la disposición que tiene uno a conformarse con el buen o mal éxito de sus pretensiones o deseos.
  • A quien Dios se la dio San Pedro se la bendiga. = A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga.
  • A quien Dios se lo da, San Pedro se lo bendiga. Wiki = A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga.
  • A quien duerme, duérmele la hacienda.
  • A quien el vino no le place, Dios le quite el pan. 
  • A quien el vino no plaz, Dios le quite el pan.
  • A quien el vino place, Dios le quite el pan. 
  • A quien en alabar lo bueno se queda corto, mírale el rostro.
  • A quien en su casa era un diablo, cuando se ausenta, tiénenlo por santo. 
  • A quien enferma para morir, ningún remedio puede servir.
  • A quien es cerrado de sienes, Dios suele darle bienes. 
  • A quien es padre, bástale madre. Señala que las personas de poca valía no deben aspirar alto.
  • A quien espera, su bien le llega. 
  • A quien está en su tienda, no le achacan que se halló en la contienda. Dice que las personas que aparentan ser buenos ciudadanos, comprometidos con su trabajo y sus obligaciones, no suelen ser acusadas de la comisión de delitos, acusación que recae, por el contrario, en los vagabundos y personas sin oficio conocido por no disponer de coartada que las exculpe.
  • A quien feo ama, bonito le parece. 
  • A quien feo ama, hermoso le parece.
  • A quien finge ser tonto ni Dios lo quiere. Quien se finge ser ignorante en busca de algún beneficio, sus actos lo delatan, obteniendo solamente el desprecio de los demás.
  • A quien gana buscarás, que quien pierde, él volverá. Porque el que gana no suele volver a jugar y el que pierde sí que vuelve. 
  • A quien ganando no guarda, media albarca; y a quien ni ganar espera, abarca entera. 
  • A quien guarda su casa, su casa le guarda. Indica, en bella anadiplosis, que el celo robustece al celo, y en cierto modo, pues, repite la exhortación del santo teólogo: «Guarda el orden, y el orden te guardará.».
  • A quien habló, Dios le oyó.
  • A quien hace casa o se casa, la bolsa le queda rasa.
  • A quien hace mal, uno, al lisonjero, ninguno. 
  • A quien has acallado no le hagas llorar. 
  • A quien has de acallar, hasle, de halagar. Refrán que enseña que la suavidad es el mejor medio para aplacar al irritado
  • A quien has de acallar, no le hagas llorar. No conviene dar que sentir a quien después hay necesidad o intención de satisfacer.
  • A quien has de dar la cena, no le quites la merienda.  Recomienda no obstaculizar actividades cuya interrupción no hace sino retrasar unos hechos que tarde o temprano han de producirse. Referido a personas a las que hemos de invitar a comer, da a entender que es preferible que éstas lleguen saciadas y no hambrientas.
  • A quien has de rogar, no has de enojar. De sentido claro, el refrán indica que cuando una persona necesita de otra, tiene que ser discreto, cuerdo y muy humilde para halagar y no irritar hasta conseguir lo que se quiere.
  • A quien has descubierto celada, de ese te guarda.  Advierte de los peligros que entraña para una persona confiar un secreto, pues queda a merced del uso que pueda hacer el confidente de la información recibida.
  • A quien hiere con la boca, curar con ella le toca.
  • A quien hubieras vencido no lo tengas por amigo.
  • A quien huye, abrirle la puerta.
  • A quien la cosa no quiere, nunca le falta un achaque. Señala que quien busca sustraerse al cumplimiento de alguna obligación, discute con el diablo, si es preciso, y acaba por salirse con la suya.
  • A quien la ventura le falta, la vida le sobra. Significa que a las personas que no tienen suerte, la vida les resulta una carga pesada.
  • A quien labora, Dios lo mejora. 
  • A quien labra Dios le mejora.
  • ¿A quién le amarga un dulce?
  • A quien le dan el pie, se toma la mano. = Al judío, dadle un huevo y pediros ha el tozuelo.
  • A quien le dan pan, que no coma. 
  • A quien le den pan, que llore.
  • A quien le duele la buba, ese la estruja.
  • A quien le duele, le duele. Expresión con que se da a entender que por mucha parte que se tome en los males o cuidados de otro, nunca es tanta como la de aquel que los tiene o padece.
  • A quien le duele una muela, que la eche fuera. = Al que le duele la muela, que se la saque.
  • A quien le falta ventura la vida es dura. = A quien la ventura le falta, la vida le sobra.
  • A quien le gustan las brevas, no hable mal de la higuera.
  • A quien le pique el alicante, que llamen al cura que le cante. Alicante = Víbora de setente u ochenta centímetros, muy venenosa que se cría en todo el sur de Europa. 
  • A quien le pique, que se rasque. Recrimina a quien se siente afectado por alguna crítica lanzada, a su parecer, contra él.
  • A quien le roba al ladrón, le concede Dios perdón. 
  • A quien lo quiere celeste, que le cueste. = El que algo quiere, algo le cuesta.
  • A quien lucha y suda la suerte le ayuda.
  • A quien madruga, Dios le ayuda. Aconseja no ser perezoso. El inicio pronto de un trabajo, procura mayor provecho.
  • A quien madruga, Dios le ayuda; uno que madrugó una cartera se encontró; más madrugó al que se le perdió.
  • A quien mal canta, bien le suena.
  • A quien mal vive, su miedo le sigue.
  • A quien más  (le o se) resiste, con más fuerza el amor embiste.
  • A quien me diga que nunca mintió, que al decirlo miente lo digo yo.
  • A quien miedo han, lo suyo le dan. Aconseja infundir temor en los demás con el fin de hacernos respetar.
  • A quien miel menea, miel se le pega. 
  • A quien monta caballo bayo, o se le juye la mujer o lo mata un rayo. Dicho ranchero. Expresa la convinción arbitraria y contradictoria en el refranero mexicano de que es muy mala cosa montar un caballo de color bayo. La forma 'juye' forma parte de la pronunciación vigente en el español culto del siglo XVI que se conservó, sobre todo, en el habla ranchera mexicana.
  • A quien mucho come, a los hocicos le sale.
  • A quien mucho debe en mucho se la tiene. Equiparable a: Dime lo que debes y te diré quién eres.
  • A quien mucho miente, le huye la gente.
  • A quien mucho quiere saber, poco y al revés. La prudencia enseña a desconfiar de los que quieren averiguar todo. Se refiere a ciertas personas que pretenden conocer asuntos privados que no les competen. Este tipo de gente llamados "metomentodo" o "cuzos" no preguntan para conocer los problemas y ayudar, sino para murmurar y chismorrear y calumniar a cuenta de los demás.
  • A quien mucho se apresura, más el trabajo le dura. 
  • A quien mucho tememos, mucho queremos.
  • A quien mucho tememos, muerto lo queremos. 
  • A quien mucho tiene, más le viene.
  • A quien nace afortunado, le ponen huevos hasta los gallos.
  • A quien nace afortunado, le ponen huevos hasta los gallos; y a quien nace pa la ruina, ni las gallinas.
  • A quien nace con martillo, del cielo le caen los clavos.
  • A quien nada debo, con nada le pago. 
  • A quien nada quiere, todo le sobra. 
  • A quien nada tiene, el rey le hace libre. 
  • A quien nada vale, no le envidia nadie.
  • A quien no ama a sus parientes, deberían romperle los dientes.
  • A quien no es de tu agrado, con disimulo dale de lado.
  • A quien no habla, ni Dios le oye. Censura a los que no consiguen sus objetivos por no expresar sus deseos o necesidades.
  • A quien no habla, no le oye Dios. = A quien no habla, ni Dios le oye.
  • A quien no la teme, nada le espanta. 
  • A quien no le sobra pan, no críe can. Aconseja no vivir por encima de nuestras posibilidades.
  • A quien no lleva capa por Navidad, no hay que preguntarle cómo está.
  • A quien no quiere caldo, taza y media. = Si no quieres taza, taza y media.
  • A quien no quiere caldo, tres tazas .
  • A quien no quiere oír lo que le digas, dale dos higas.
  • A quien no se lo merece, la Virgen se le aparece. 
  • A quien no te agradezca lo que has hecho, no sacrifiques nunca tu provecho. 
  • A quien no te ha de ayudar, no le vayas a llorar. A quien no teme la muerte, nada le es fuerte.
  • A quien no teme, nada le espanta.
  • A quien no tiene labrado, agosto se le hace mayo.
  • A quien nueve meses estuvo en la barriga de una loca, algo le toca. 
  • A quien paga adelantado, mal le sirve su criado.
  • A quien paga por adelantado, mal le atiende su criado. 
  • A quien pasa a la otra vida, se le olvida.
  • A quien pierde la fe, nada le queda por perder.
  • A quien pone los ojos en el suelo, no le fíes tu dinero. Canarias
  • A quien por codicia la vida aventura, las más de las veces el bien poco dura. (Adrián Álvarez)
  • A quien por sufrir deja la vida, vida por sufrir deja a la muerte.
  • A quien presta su frazada, le toca aguantar la helada.
  • A quien quiero no me quiere, y a quien me quiere no quiero.
  • A quien reparte sus bienes antes de la muerte, agarra una estaca y pégale en la cabeza.
  • A quien ríe del mal de su vecino, el suyo le viene de camino. Una de las principales esencias del refranero, la de advertir y aleccionar, se cumple perfectamente en este refrán que nos avisa de que no hay que regocijarse del mal ajeno, ante la posibilidad de que nos suceda lo mismo a nosotros.
  • A quien sabe guardar una peseta, nunca le falta un duro. 
  • A quien saber no quiere, no hay maestro que le enseñe.
  • A quien se ahoga, soga. 
  • A quien se aventura, Dios le ayuda.
  • A quien se casa con viuda, ya no le queda la duda. 
  • A quien se casa viejo, (o) muerte o cuernos. 
  • A quien se hace el sordo, barreno gordo. 
  • A quien se hace oveja, el lobo se lo come.
  • A quien se halló en su tienda, no le achacan que se halló en la contienda.
  • A quien se humilla Dios le ensalza.
  • A quien se mete a redentor, lo crucifican.
  • A quien se muda, Dios le ayuda. Refrán que refleja la misma idea que el conocido proverbio Rectificar es de sabios.
  • A quien se muda, múdasele la ventura.
  • A quien se quiere, tarde se olvida.
  • A quien se siente en cada pena, nunca le falta qué le duela. 
  • A quien se viste de lo ajeno, le desnudan en concejo.
  • A quien siega alto, despídalo el amo. Porque no aprovecha la paja.
  • A quien siembra espeso, dos veces le merma la panera.
  • A quien siembra espeso, dos veces le merma la panera: una cuando coge y otra cuando llena. 
  • A quien soledad quiere, todo le estorba. 
  • A quien tanto ve, con un ojo le basta. Amonesta a la persona entrometida y aficionada a tener información de asuntos que no son de su incumbencia.
  • A quien tarde se levanta, pronto le anochece. 
  • A quien te da el capón, dale la pierna y el alón. Resalta la importancia de saber ser agradecidos.
  • A quien te deja en cuita, no lo quieras en trebejo.
  • A quien te dice ten, quiérelo bien. 
  • A quien te engañó una vez, jamás le has de creer.
  • A quien te hizo beneficio, está siempre propicio. 
  • A quien te hizo una hazle dos, aunque no lo manda Dios. 
  • A quien te la fai, faila. = Engaña a quien te engaña, a quien te fai, faile.
  • A quien te la faz, fazla. Recomienda la venganza. Cuando una persona nos haga daño o nos cause algún prejuicio, es recomendable, según el refranero, devolvérsela.
  • A quien te la haga, se la pagas, si no puedes hoy, entonces mañana.
  • A quien te pide la capa por justicia, dale la media en paz.
  • A quien te quiere bien, en la cara se le ve.
  • A quien te quiere matar, madruga y mátalo. = Si tu enemigo te quiere matar, madruga y mátalo.
  • A quien te quiere merendar, almuérzatelo.= Si tu enemigo te quiere matar, madruga y mátalo. 
  • A quien teme al Dios de los cielos, nada le asusta debajo de ellos.
  • A quien teme preguntar, le avergüenza aprender. Prov. danés
  • A quien tengas que dar de cenar, no te importe darle de merendar. 
  • A quien tiene abejas, nunca le falta un buen postre en la mesa. 
  • A quien tiene buen vino nunca le faltan amigos.
  • A quien tiene buenas ganas, poco apetito le basta.
  • A quien tiene buenos dineros, le huelen bien hasta los pedos.
  • A quien tiene caballo le ofrecen silla. Refrán ranchero que expresa el aparente contrasentido social de que a quien tiene se le da más y a quien no tiene, no. 
  • A quien tiene cama y duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo. No hay que sentir lástima -dice- de quienes viven en malas condiciones por decisión propia y no por falta de medios.
  • A quien tiene escopeta, guitarra, reloj y mujer, nunca le falta un trasto que componer.
  • A quien tiene hijos y ovejas, nunca le faltarán quejas. Porque ambos suelen ocasionar disgustos.
  • A quien tiene madre no hay que llorarle.
  • A quien tiene malas pulgas, no le vayas con burlas. 
  • A quien tiene ropa y duerme en el suelo, no le tengas duelo. 
  • A quien tiene un vicio malo, ni la persuasión ni el palo. 
  • A quien tienes que dar la cena, no le quites la merienda. = A quien has de dar la cena, no le quites la merienda.
  • A quien todo lo tiene, algo le ha de faltar: quien le diga la verdad.
  • A quien trabaja, el día nunca le parece largo.
  • A quien trabaja no le falta su paga. Indica que el trabajo tiene su recompensa económica. 
  • A quien un bien hace, otro le nace.
  • A quien vela, todo se le revela.
  • A quien viene por donde no debiera venir, no viene a lo que dice.
  • A quien vive pobre por morir rico, hay que tenerle por borrico.
  • A quien vive pobre por morir rico, llámale borrico.
  • A quienes la fama alienta se le empaña la vida. Fernando Pessoa
  • A quienes la riqueza toca el oro irrita la piel. Fernando Pessoa
  • A quienes los dioses destruirán, primero lo enloquecen. Eurípides
  • A quince de marzo da el sol en la sombra y canta la alondra. 
  • A quince de marzo, da el sol en la umbría (sombría) y canta la golondrina.
  • A rajatabla. Significa cumplir las normas o reglas al cien por cien. (Pedro Echarte)
  • A ramal y media manta. de Navarredonda-Madrid Sin determinar
  • A raposo(a) durmiente, no le amanece la gallina en el vientre. De nada le sirve al raposo ser un animal astuto si, a la postre, se comporta despistada o negligentemente. Por extensión, reprende a las personas que desaprovechan sus buenas cualidades.
  • A ratón con buen olfato, nunca lo sorprende el gato.
  • A razón de catorce, siete es la media, veinticinco mujeres cincuenta tetas, y si son de gorrina... ciento cincuenta.
  • A razón de catorce, siete la media. de Navarredonda-Madrid Sin determinar.
  • A refajo verde, ribete encarnado.
  • A regañadientes. Con disgusto o repugnancia de hacer algo.
  • A rey muerto, príncipe coronado.
  • A rey muerto, rey puesto. Nadie es imprescindible. Constata la facilidad con que se reemplaza un empleado, un amor…
  • A rico no debas y a pobre no prometas. El refrán aconseja, por un lado, no endeudarse con quien puede someternos y, por otro, no dar a quien puede importunarnos con sus reiteradas peticiones. De alguna manera, este elegante refrán demuestra que los ricos y los pobres se parecen en que, si no andas con cuidado, siempre te estarán pidiendo algo: los primeros, el dinero prestado; los segundos, que les prestes dinero.
  • A rico no llegarás, pero de tacaño te pasarás. 
  • A río crecido, sentarse en la orilla.
  • A río revuelto, ganancia de pescadores. Constata que siempre existen personas que sacan provecho de los momentos de confusión (guerras, catástrofes naturales, etc.). * De origen latino: Est captu facilis tubata piscis in unda, “el pez en agua revuelta es de fácil captura” (Doval)
  • A río revuelto, peces mareados. Alteración de = A río revuelto, ganancia de pescadores.
  • A robar a Sierra Morena. Un lugar clásico para salteadores de caminos era Sierra Morena, ya desde el siglo I a. C.,  y no en vano llegó a acuñarse la frase hecha de "váyase a robar a Sierra Morena".
  • A robar, aplastar, violar, lo llaman imperio. Y cuando crean el desierto, lo llaman paz. Publio Tácito
  • A rocín de halconero, mal le medra el pelo.   
  • A rocín viejo, cabezadas nuevas. Censura a las personas mayores que se arreglan para parecer jóvenes. = A la vejez, aladares de pez.
  • A Roma por todo.
  • A Roma va, dinero llevará. 
  • A ropa de terciopelo, dos dueñas y su escudero.
  • A ruido de gaitero, érame yo casamentero. Se refiere al hecho de que las fiestas y bailes populares son el escenario más idóneo para que surjan noviazgos.
  • A ruin, ruin y medio. Para negociar o tratar con una persona vil o mezquina es necesaria otra que sea de su mismo carácter o que le supere.
  • A Salamanca, putas, que llega San Lucas (18 oct.). Es cuando se inicia el curso.
  • A salvo está el que repica. = En salvo está el que repica.
  • A San Andrés no ararle los pies. de Jaenpendia
  • A San Antón, (17 ene.) gallina pon, y si no pones ¡al cazolón!
  • A San Antoni, Paz de Dimoni.
  • A San Isidro he ido y he merendao; más de cuatro quisieran lo que ha sobrao. Ha sobrao jigote y albondiguillas, dos capones, un pavo y tres tortillas. Madrid Jigote = Guiso de carne.
  • A San Isidro Labrador, (15 mayo) santo madrileño, Navarra, sus huertas y campos, venera con profunda devoción. 
  • A San Juan (24 jun.) unos bien y otros mal.
  • A San Roque (16 ago.) invocamos para que la peste y los males pasen de lado.
  • A San Simón y San Judas (28 oct.), dulces son las uvas.
  • A Santa Lucía (13 dic.), Paz de pusa.
  • A Santa María, no le cates vigilia.
  • A Santa Rosa o al charco. Indica que se ha de hacer algo y tomar una decisión. 
  • A santo chico, velitas.
  • A santo de qué. Expresión con la que se desaprueba la inconveniencia de una cosa. (Pedro Echarte)
  • A santo que come, no se le ruega.
  • A santo que come y mea, no se le reza.
  • A saya blanca, ribete negro.
  • A secreto agravio, secreta venganza.
  • A seguro se lo llevaron preso. La frase es una advertencia de que no existe nada seguro en el mundo. Su origen se remonta a la región de Jaén, España. Los delincuentes eran llevados presos al Castillo de Segura de la Sierra, donde quedaban recluidos privados de la libertad. 'A Segura se lo llevaron preso', se decía para señalar la condición de ladrón apresado por las fuerzas de seguridad. Al cruzar el océano, la frase cambió de género, y en América comenzó a popularizarse la expresión hoy usada: 'a seguro se lo llevaron preso', ya no para denotar la condición de delincuente apresado, sino simplemente para afirmar que nada es 100 º/º fiable o que todo puede suceder.
  • A sembrar a (por) San Francisco (4 oct.), aunque sea en un risco.
  • A ser Papa hay que aspirar, para sacristán llegar.
  • A sereno otoño, invierno ventoso. 
  • A Sevilla me he de ir a buscar un sevillano, que los mozos de Madrid mucha paja y poco grano.
  • A siervos y a reyes, da Dios unas mismas leyes.
  • A siete de agosto, siete rostro. de Tres Cantos-Madrid
  • A socarrina huele; el que se queme, que se amuele. Frase infantil, cuando huele a quemado. de Tudela-Navarra
  • A sol madrugador y cura callejero, ni el sol calentará ni el cura será bueno.
  • A sol puesto en agosto, ya es lubrihosco.
  • A soldado nuevo, caballo viejo. de Brasil y Portugal = A soldado novo, cavalo velho.
  • A solípedo donado no le periscopees el incisivo.
  • A son de parientes, busca qué meriendes. Critica a, quien se entrega al solaz a sabiendas de que tiene quien le ayude en caso de necesidad.
  • A sordos y ciegos hacen testigos el dinero.
  • A su amigo, el gato le deja siempre señalado. = Buen amigo es el gato, sino que rascuña.
  • A su costa aprende el necio, y a costa del necio el cuerdo.
  • A su tiempo maduran las brevas. Aconseja paciencia para lograr la consecución de un fin o la finalización de una tarea.
  • A su tiempo maduran las uvas. = A su tiempo maduran las brevas.
  • A su tiempo, nabos en adviento. = Cada cosa en su tiempo.
  • A su tiempo se cogen las uvas.
  • A su tiempo se cogen las uvas, cuando estén maduras.
  • A suerte mala, paciencia y buena cara. 
  • A sus solas, nadie se engaña.
  • A tal amo tal criado.
  • A tal casa, tal aldaba.
  • A tal macho, tal albarda. 
  • A tal patrón, tal marinero.
  • A tal puta, tal rufián. 
  • A tal señor, tal honor. Sentencia que cada persona merece ser tratada como corresponde a su mérito o condición.
  • A tambor mayor, diana no. 
  • A ti lo digo, nuera. = A ti te lo digo, hijuela; entiéndelo tú, mi nuera.
  • A ti mismo se fiel... y así con nadie podrás ser falso. William Shakespeare
  • A ti te debo todo mi vigor, pasión sin tasa débote, inclinación, culto y locura. Johann W. Goethe
  • A ti te digo, 'Fulano', que no tienes corazón; tú has engañado a tu pueblo, pero te llaman ladrón. 
  • A ti te digo hija, para que entienda la hijastra.
  • A ti te las digo, Pedro; si por ti las toma Juan, es que tambien a ti te van.
  • A ti te lo digo, hijuela; entiéndelo tú, mi nuera. El refrán nos descubre una manera eficaz de criticar la conducta de alguien que está presente: consiste en atribuir la falta a una tercera persona con la intención de que sea la afectada la que reconsidere su conducta, es decir, eludir su nombre para que paradójicamente, se sienta aludida. Qué duda cabe de que de esta forma indirecta de crítica presenta algunas ventajas: ofende menos, no pone al amonestado a la defensiva, suaviza la reprimenda y tiene más probabilidades de lograr su objetivo, que no es otro que el reconocimiento de la falta e, incluso, la rectificación.
  • A t´o fuete. Fuete = Látigo
  • A 'tocateja'. Pagar al contado y con dinero en efectivo.
  • A toda ley, ama a Dios y sirve a tu rey. 
  • A toda ley, boñiga de buey; y si es flaca, boñiga de vaca.
  • A toda ley, la verdad, aunque amargue. Quien en cualquier necesidad a buen puerto quiere llegar, nunca diga falsedad sino siempre la verdad y venga lo que venga.
  • A toda mujer le seduce que la seduzcan. Enrique Jardiel Poncela  
  • A todo cerdo le llega su San Martín (11 nov.).
  • A todo chompipe se le llega su 31. Chompipe = Pavo [El pavo es tradicional en la comida de fin de año]
  • A todo el mundo no le gusta el “pescado”. (Pedro Echarte) *De manera irónica, informa que los homosexuales prefieren la “carne” antes que el “pescado”.
  • ¡A todo guajolotito se le llega su Nochebuena! Equivale al español 'A cada puerco le llega su San Martín', que castiga a los que piensan que no les ha de venir su día, y llegar al pagadero. Por San Martín se matan los puercos, y de esto toma su semejanza. En México suele comerse guajolote en Nochebuena.
  • A todo hay maña, sino a la muerte. = Todo tiene remedio, menos la muerte.
  • A todo hay remedio, menos a la muerte. = Todo tiene remedio, menos la muerte.
  • A todo hay remedio, sino a la muerte.  (Doval) = Todo tiene remedio, menos la muerte.
  • A todo lo llaman cena, aunque sea taco de sal.
  • A todo pardal viejo no lo toman en todas redes. = Pájaro viejo no entra en jaula.
  • A todo puerco gordo le llega su San Martín (11 nov.). Es tradicional comer carne de puerco en las fiestas de San Martín.
  • A todo se acostumbra uno en esta vida, menos a no comer. = A todo se acostumbra uno, menos a no comer.
  • A todo se acostumbra uno, menos a no comer. A pesar de que podemos amoldarnos a circunstancias desfavorables, hay límites que son difíciles de soportar. 
  • A todo se acostumbra uno, menos a no comer; y uno que se acostumbró la diñó. = A todo se acostumbra uno, menos a no comer. (Pedro Echarte)
  • A todo señor, todo honor. = A tal señor, tal honor.
  • A todo trapo. Con la mayor rapidez o velocidad posible.
  • A todo tren. Se utiliza para indicar que una cosa se hace sin reparar en gastos o con mucho lujo y ostentación. También para indicar que una cosa se hace a gran velocidad.
  • A todo vence el hombre, menos al hambre.
  • A todos conviene temer a Dios y las leyes. Refrán que manifiesta la necesidad de ser honrados.
  • A todos doy consejos y para mí no los tengo.
  • A todos ha de honrar el que de todos quiera ser honrado. Indica un requisito esencial para el que quiera que le honren.
  • A todos les gusta lo bueno.
  • A todos los cerdos les llega su San Martín. = A cada cerdo le llega su San Martín.
  • A todos los tontos se les aparece la Virgen. Refleja una creencia general que suele resumirse en una frase: todos los tontos tienen suerte.
  • A todos llega su San Fernando. Esta expresión alude a un doble hecho histórico. Primero, la entrada de Almanzor en Santiago, el año 997, y el saqueo de la basílica del apóstol. Almanzor, para escarnio de los cristianos, hizo trasladar a hombros de prisioneros las campanas de Santiago hasta Córdoba, en cuya mezquita sirvieron de lámparas una vez colocadas boca arriba. El segundo episodio sería la conquista de Córdoba en 1236 por Fernando III el Santo, que hizo devolver las campanas, a hombros de moros cautivos, a la basílica compostelana. Así, pues, decir que a todos llega su San Fernando es tanto como decir que el tiempo se encarga de poner las cosas y personas en su sitio, aunque a veces, se tarden siglos.
  • A todos presto la silla, pero a nadie mi caballo.
  • A tomar por culo a Baños y a joder a Candelario. De Casas del Monte-Cáceres
  • ¡A tomar por culo la bicicleta! Antes de cumplir los 14 ibas en bici, después te pasabas al Vespino y cojn 18 al 600. Era más cómodo.
  • A tontas y a locas. Hacer algo desbaratadamente, sin orden ni concierto.
  • A toreo. de Navarredonda-Madrid Estar fuera de casa.
  • A toro chico todos sacan lazo. Al estar en un restaurante en grupo, o de a dos, si la cuenta es baja, todos quieren pagarla para aparentar su posición social.
  • A toro manso, mayor castigo.
  • A toro muerto, gran lanzada. Variante de A moro muerto, gran lanzada. Habla de lo valientes que son algunos cuando ya ha pasado el peligro.
  • A toro pasado. Después de haber perdido o dejado pasar la oportunidad. También hablar con suficiencia cuando ya no hay riesgo de equivocación.
  • A toro pasado… todos somos Manolete. (Pedro Echarte) = A toro pasado.
  • A traidor, traidor y medio. 
  • A trancas y barrancas. (Pedro Echarte) Pasando sobre todos los obstáculos.
  • A tres azadonadas, sacar agua.
  • A tres de abril, el cuclillo ha de venir. Se refiere a la aparición del cuco, que anuncia la llegada de la primavera con su rítmico cú-cú, enre la fronda de los árboles. Según la conseja, es un pájaro que nunca anida; pone el huevo en nido ajeno, y otro pájaro a su hijo cría.
  • A tres de pelea, enséñales la suela.
  • A tres del mes, toros en Jerez. Uno de tantos refranes que dan cuenta de otro tiempo y otras costumbres. 
  • A tres días buenos, cabo de mala estrena. Señala que los días buenos siempre son seguidos de días malos. Dicho de otro modo, el refrán constata la alternancia que en la vida se produce entre la dicha y la desgracia.
  • A troche y moche. Esta usual locución castellana equivale a decir 'en todo momento o de cualquier manera'. En el castellano de la Argentina significa 'gastar alocadamente, despilfarrar'. (Pedro Echarte)
  • A tropezones se abren los ojos.
  • A trueco de pacer, quiere el asno padecer.
  • A tu amigo dile la mentira, si te guarda paridad, dile la verdad.
  • A tu amigo gánale un juego y bébelo luego. Indica que el que gana a un amigo debe gastar enseguida el dinero. 
  • A tu amigo gánale un juego, y vuelve luego.
  • A tu amigo monda el higo y a tu enemiga el durazno.
  • A tu amigo pélale el higo y a tu enemigo el prisco.
  • A tu casa vendrán y de ella te echarán. = De fuera vendrá quien de casa nos echará. 
  • A tu casa venga quien te eche de ella. 
  • A tu Dios y Señor, lo mejor de lo mejor. 
  • A tu enemigo fallecido, perdón y olvido. 
  • “A tu gusto, burro”, y llevaba la carga a palos. = A tu gusto, mula”, y le daban de palos.
  • “A tu gusto, mula”, y le daban de palos. Critica a la persona que acomete con aparente animosidad una tarea o esfuerzo que, en realidad, le causa daño o perjuicio. Pero las posibilidades del refrán no acaban aquí, puesto que también se emplea para amonestar a la persona que se niega a reconocer que se está aprovechando de otra.
  • A tu hija más lista no la pierdas de vista. 
  • A tu hijo, buen nombre y oficio.
  • A tu hijo dale oficio, que el ocio es padre del vicio.
  • A tu madre se lo dije. Me dijo que ya vería. Si tanto vieran los ciegos ¡qué pocos ciegos habría! de Olite-Navarra 
  • A tu marido muéstrale el culo, pero no del todo. 
  • A tu marido, muéstrale lo otro, más no del todo. Aconseja a la mujer ser condescendiente (sexualmente, se supone) con el marido, pero sin entregarse totalmente.
  • A tu mesa ni a la ajena, no te sientes con la vejiga llena. 
  • A tu mujer no la alabes, lo que vale tú lo sabes. 
  • A tu palo, gavilán, y a tu matorral, conejo. Refrán popular que, en forma de una orden, significa lo que enuncia: cada quien a su lugar. Se usa para decir a alguien 'vete de aquí'. Se le dice a las personas que pretenden inmiscuirse en temas que no dominan.
  • A tu pelo de azabache, y a tu carica de flor, una boina pamplonesa, es el adorno mejor. 
  • A tu tía, que te dé para libros. (Pedro Echarte) Expresión con que se despide o rechaza a una persona, negándole lo que pide.
  • A tu tierra, grillo, aunque sea con una pata. = A tu tierra, grulla, aunque sea con un pie.
  • A tu tierra, grulla, aunque sea con un pie.  Da a entender las ventajas de vivir en tu país y con los tuyos.
  • A tuertas ni a ciegas, ni afirmes ni niegues. 
  • A tuerto o a derecho, ayude Dios a los nuestros. Se usa para recriminar a quienes aplican para su provecho el proverbio que sostiene que “el fin justifica los medios”, por muy ilícitos que éstos sean.
  • A tuerto o a derecho, nuestra casa hasta el techo. = A tuerto o a derecho, ayude Dios a los nuestros.
  • A tunante, tunante y medio.
  • A última hora, siempre ha sido un pelotón de soldados el que ha salvado la civilización. Spengler  
  • A últimos de noviembre, coge la oliva, y después  duerme. 
  • A últimos de noviembre, coge tu aceituna siempre. 
  • A últimos de noviembre, coge tu oliva siempre. 
  • A un alevoso, dos traidores. Las personas que actúan con mala fe no merecen la fidelidad y confianza de las demás.
  • A un ángel le pregunté ¿Cuál es el peor castigo? Y el ángel me respondió: querer sin ser querido.
  • A un asno, bástale una albarda.
  • A un asno otro asno le parece muy bonito. R. francés = À l'âne l'âne semble très beau.  
  • A un bagazo, poco caso. Bagazo = Residuo de una materia de la que se ha extraído el jugo.
  • A un buen amigo se le consigue gratis; a un enemigo hay que ganárselo.
  • A un buen caballero, no le falta lanza.
  • A un buey hacían obispo y lloraba. A un necio le dan todo y no lo quiere.
  • A un burro le hacían alcalde, y no lo agradecía. = A un buey hacían obispo y lloraba. 
  • A un burro le hacían obispo y lloraba. = A un buey hacían obispo y lloraba. 
  • A un burro le hacían obispo, y roznaba. = A un buey hacían obispo y lloraba. 
  • A un ciego mal puede enseñársele el camino.
  • A un ciego, mal se puede mostrar un camino. 
  • A un clavo ardiendo, se agarra el que se está hundiendo. 
  • A un cobarde, otro mayor.
  • A un cura le hicieron obispo, y ronzaba. = A un buey hacían obispo y lloraba. 
  • A un diestro, un presto. Da a entender que, a veces, la rapidez vale más que la destreza; así ocurre en los duelos, donde no vence el que mejor maneja la pistola, sino el que primero dispara.
  • A un fresco, un cuesco. 
  • A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa. León Tolstoi
  • A un hombre rico, no repares si es feo o bonito.
  • A un nieto se le quiere más que a un propio hijo.
  • A un Norte joven y a un Sur viejo, no le fíes tu pellejo. Santoña-Cantabria
  • A un perdido, ¿quién lo pierde?
  • A un perro, aunque sea Danés, lo capan sólo una vez. 
  • A un tiempo soplar y beber, no puede ser.  
  • A un tiempo soplar y sorber, no puede ser.  
  • A un 'toma', ¿quién no se asoma?
  • A un traidor, dos alevosos. = A un alevoso, dos traidores.
  • A una boca, una sopa. Aconseja distribuir los bienes y colmar las necesidades más básicas de todas las personas.
  • A una bola no se le puede sacar punta.
  • A una madre se la quiere siempre con igual cariño, y a cualquier edad se es niño cuando una madre muere. José Mª Pemán
  • A una mala... me iría a las Américas. Quiere decir: en el peor de los casos, en último trance. 
  • A una mujer bigotuda, desde lejos se saluda. = A la mujer bigotuda, desde lejos se le saluda.
  • A una niña en la Carrera se le cayó el abanico, y fueron a recogerlo entre cuatro señoritos. Madrid Se refiere a la Carrera de San Jerónimo.
  • A una prima también se le arrima.
  • A uno que mucho sabía, de andar con tontos se le pegó la tontería.
  • A unos da Dios ovejas, a otros, orejas. 
  • A unos, Dios da ovejas y a otros orejas.
  • A unos los amarran por bravos y a otros por mañosos.
  • A uso de Aragón, a buen servicio, mal galardón. = A buen servicio, mal galardón.
  • A uso de iglesia catedral, cuales fueron los padres, los hijos serán. Constata la influencia de la conducta de los padres en la de sus hijos.
  • A Valverde la fiesta tres duros le cuesta. Valverde de Leganés-Badajoz
  • A veces caza quien no amenaza. 
  • A veces con tuerto, el hombre hace derecho.
  • A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes. Jean de la Bruyère  
  • A veces damos consejos, pero no enseñamos con nuestra conducta. François de La Rochefoucauld
  • A veces de noche, enciendo la luz para no ver mi propia oscuridad. Antonio Porchia
  • A veces demasiada bebida apenas es suficiente. Mark Twain
  • A veces, donde cazar pensamos, cazados quedamos. = Ir por lana y volver trasquilado.
  • A veces el echar a andar es lo más difícil del caminar. 
  • A veces, el flaco derriba al fuerte.  
  • A veces el hombre no puede controlar las circunstancias, pero siempre puede controlar sus acciones.
  • A veces el necio se acuesta con la mujer del cuerdo. 
  • A veces el remedio es peor que la enfermedad. 
  • A veces el silencio es peor que la mentira.
  • A veces el silencio huele a besos. (Juan)
  • A veces, es bueno mirar atrás, para no perder el horizonte.    
  • A veces es más fatal, la medicina que el mal.
  • A veces, es peor el remedio que la enfermedad.
  • A veces, hasta un cerdo ciego encuentra una bellota. 
  • A veces hay que retroceder dos pasos para avanzar uno. Napoleón Bonaparte
  • A veces la diligencia aprovecha más que la ciencia.
  • A veces las cañas se vuelven lanzas.
  • A veces lo que debe ser es más verdad dentro del espíritu que lo que es. Paradox 
  • A veces logra una flor lo que un diamante no. Dice que la lisonja, hábilmente administrada, a veces puede más que el propio dinero. También expresa que en algunas personas causa más efecto la sencillez que el boato. Los regalos, no siempre causan efecto por el valor del mismo, sino por la sencillez y detalle tenido en un determinado momento. 
  • A veces los buenos nadadores se ahogan, y los mejores jinetes caen del caballo. Proverbio chino
  • A veces más vale callar y pasar por tonto, que abrir la boca y demostrarlo. Noel Clarasó
  • A veces me siento como si pudiese levantar el mundo y cargarlo en hombros. Winston Churchill
  • A veces nos aferramos al pasado de tal manera que no tenemos con qué abrazar el presente. Jan Glidewell
  • A veces perdiendo se gana.
  • A veces puedes aplastar a una persona con el peso de tu lengua. Proverbio chino 
  • A veces sale más caro el collar que el perro.
  • A veces se llora de alegría.
  • A veces se medita la ofensa antes de cometerse, a veces no; pero siempre se medita después de cometida. Eleuterio Manero
  • A veces se trabaja toda una vida para avanzar apenas un metro, pero así crecieron las grandes montañas, avanzando siglo a siglo, metro a metro. (David Sur)
  • A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota. Madre Teresa de Calcuta 
  • A veces somos clavito y a veces martillito.
  • A veces un veneno, para sacar otro es bueno. 
  • A veces una cosa ves y otra es.
  • A veces vale más callar por Dios que hablar por Dios. 
  • A veces vivimos nuestra vida sintiéndonos encadenados, sin saber que nosotros tenemos la llave.
  • A veinte de enero, pájaros al colgadero.
  • A veinte de enero, San Sebastián primero; detente varón, que primero es San Antón. (17 ene.)
  • A veinte de enero, San Sebastián primero; detente, bruto, que primero es San Canuto. (19 ene.)
  • A velas partidas, sálvenos Dios y Santa María.
  • A ver de cual cuero salen más correas. 
  • A ver si como roncas duermes.
  • A ver si cuela.
  • A ver si haces como el criáu de Pablo, que se fue pa no volver. de Olite-Navarra
  • A ver si quieres tus habas o te las mando tostar.
  • A ver si se va a creer el agua que no hay vino.  (Emilio Moncayo)
  • A ver si se va a creer el vino que no hay agua. (Emilio Moncayo) 
  • ¡A ver si voy a echar el trillo por las piedras! (A ver si voy a hacer un estropicio).
  • A viejo has de llegar o el diablo te ha de llevar.
  • A viejo llega uno con secretos. 
  • A viejo llega uno, con salud o con enfermedades. 
  • A vino de mal parecer, cerrar los ojos al beber.
  • A viña floja, en noviembre la poda. 
  • A viña vieja, amo nuevo. 
  • A virgo perdido nunca falta marido.
  • A vivir, que son dos días. 
  • A vos lo digo, mi nuera; entendedlo vos, mi suegra. = A ti te lo digo, hijuela; entiéndelo tú, mi nuera.
  • A vos todo el año, y a mí abril y mayo.
  • A vuela pluma. Muy de prisa, a merced de la inspiración, sin detenerse a meditar, sin vacilación ni esfuerzo.
  • A Zamarramala tienes que ir por Santa Águeda, (5 feb.) a ver como las mujeres, cogen el mando y el candil. Zamarramala-Segovia
  • A Zaragoza o al charco. Frase proverbial sobre cuyo origen corren versiones muy distintas.
  • Abad avariento, por un bodigo pierde ciento. Advierte de los perjuicios que ocasiona la avaricia. También da a entender que la avaricia redunda por lo común en perjuicio del mismo avaro.
  • Abad de aldea, mucho canta y poco medra.
  • Abad de Somosierra, harto de nabos y de berzas. Somosierra-Madrid
  • Abad de Zarzuela, comisteis la olla, pedís la cazuela. Critica, a quienes, teniendo mucho, quieren más. Se usa generalmente para criticar a quienes no se contentan con lo que tienen, que es mucho, o no saben valorar su situación, que es privilegiada.
  • Abad halagüeño, tened el cuello quedo.
  • Abad, judío y madona, jamás perdona. 
  • Abad y ballestero, mal para los moros. Aconseja no tener como enemigos a quienes poseen al mismo tiempo la autoridad espiritual y el poder de la fuerza material.
  • ¿Abadejo? Antes dormir con un viejo.
  • Abadejo en Cuaresma; en Pascuas, el lechal. 
  • Abadejo y amor de viejo, todo es abadejo. 
  • Abades, rocío de panes, porque ruegan a Dios por los temporales. 
  • Abaja acá gallo, que estás encaramado. (Pedro Echarte) Contra los engreídos.
  • Abájanse los adarves y álzanse los muladares. Refrán que hace referencia a los desórdenes que se experimentan en las organizaciones, empresas o estados alterados y desordenados, en los cuales los hombres dignos y honrados son despreciados, mientras que los ruines e indignos son ascendidos o alabados.
  • Abájanse los estrados, y álzanse los establos. = Abájanse los adarves y álzanse los muladares.
  • Abajar la cabeza. Obedecer y ejucutar sin réplica lo que se manda. Conformarse, tener paciencia cuando no hay otro remedio. Sentirse averganzado, o humillado.
  • Abajo está lo bueno, dice la colmena al colmenero.
  • Abandonar puede tener justificación; abandonarse, no la tiene jamás. Ralph Waldo Emerson
  • Abanico calañés, cuesta dos cuartos o tres.
  • Abanico para el verano y si es menester para todo el año. 
  • Abarata, tendero, y ganarás más dinero.
  • Abati milagros. de Navarredonda-Madrid Échala de ahí.
  • Abeja muerta, ni miel ni cera.
  • Abeja y oveja, y parte en la igreja, desea a su hijo la vieja. Viene a decir que las madres querían para sus hijos los beneficios que aportan las ovejas, las abejas y la pertenencia a la Iglesia. También puede significar que las madres desean lo mejor para sus hijos; es decir, protección (la lana de la oveja), sustento (la miel de la abeja y el resto de productos de la oveja) y salvación (pertenencia a la casa de Dios).
  • Abeja y oveja y piedra que trebeja, y péñola tras oreja, y parte sn la Igreja, desea a su hijo la vieja. = Abeja y oveja, y parte en la igreja, desea a su hijo la vieja.
  • Abejas, benditas, santos abejares, dan miel a los hombres, cera a los altares.
  • Abejas que tienen miel, tienen aguijón.
  • Abejas revueltas, temporal a vueltas. 
  • Abejas sin comida, colmenas perdidas.
  • Abejas sin regina, colmenas perdidas. 
  • Abejas sin Regina, la colmena en ruina. 
  • Abejas sin reina, perdida la colmena. 
  • Abejas y ovejas, en sus dehesas.
  • Abejitas, santas sois vos, que hacéis miel para los hombres y cera para Dios. 
  • Abierto el cajón, convidado está el ladrón. = Abierto el cajón, hasta el más honrado es ladrón.
  • Abierto el cajón, hasta el más honrado es ladrón. Refrán mexicano No facilites las cosas y vigila tus propiedades si no quieres que te las roben.
  • Abierto el saco todos entran a trapo. 
  • Abierto el saco, todos meten la mano. 
  • Abogacía que no zorrocía. 
  • Abogacía, que uno boga y otro cía. 
  • Abogadito nuevo, perdido el pleito. 
  • Abogado de ricos, mal de pobres. 
  • Abogado en el concejo, hace de lo blanco negro.
  • Abogado joven, entre putas, parientes y pobres lo revientan.
  • Abogado joven, pleito perdido. 
  • Abogado, juez y doctor, cuanto más lejos mejor.
  • Abogado madrigado, hombre de cuidado.
  • Abogado muy ladino, gusta más de andarse por trochas que por caminos. Trocha = Camino ganado a la maleza.
  • Abogado novato, Dios te asista, entre parientes, pobres, putas y petardistas.
  • Abogado nuevo, perdido el pleito. Un abogado experimentado es fundamental para ganar.
  • Abogado que por el pleito se desvela, estudia calles, callejones y callejuelas. 
  • Abogado sin ciencia y sin conciencia, merece sentencia y penitencia. 
  • Abogado sin conciencia, merece gran sentencia. 
  • ¿Abogado y no ladrón? Cosa digna de admiración.
  • Abogados en el lugar, donde hay bien meten el mal. 
  • Aborrece y serás aborrecido; quiere con amor de verdad y serás correspondido.
  • Aborrece y serás aborrecido, quiere y serás querido.
  • Aborrecer después de haber querido, mil veces ha sucedido.
  • Aborrecer tras haber querido, mil veces ha sucedido. 
  • Aborrecer tras haber querido, mil veces ha sucedido y mil más sucederá. 
  • Aborrecí el cohombro y nacióme en el hombro. Advierte de que basta que alguna cosa nos disguste para que no podamos deshacernos de ella. También da a entender que, a menudo, hay que soportar y admitir la cercanía o la presencia de lo que más odiamos o menos deseamos.
  • Abra el ojo y desparrame la vista. Canarias Fíjese, observe usted con atención.
  • Abracijos no hacen hijos, pero son preperatijos. 
  • Ábranla piojos, que ahí les va el peine.
  • Abrasarse vivo. (Pedro Echarte) Sentir uno demasiado calor o ardor. También, estar muy agitado de alguna pasión, como la ambición, la ira, etc.
  • Abrazar y besar sólo es barbechar, pero cerca le anda el sembrar.